Especies nocturnas

Desde hace años y con la llegada del verano, siempre disfruto de la misma inmersión en busca del Dactylopterus volitans ó como vulgarmente se le conoce Golondrina de mar ó Chicharra.

Dactylopterus volitans apoyado en el fondo

Hace unos años, había ocasiones en las que era fácil encontrar más de diez ejemplares en la misma zona, zona a la que acuden para reproducirse, desgraciadamente con el paso de los años, los ejemplares han disminuido en número, cosa que a la mayoría de los “veteranos” que realizamos año tras año esta inmersión nos preocupa e inquieta.

Dactylopterus volitans iniciando el vuelo

Los ejemplares adultos suelen alcanzar entre 20-30 cm, llegando los más adultos a los 50 cm. Es un animal espectacular, se camufla en los fondos de arena, y no percibes su belleza hasta que emprende el vuelo puedes observar las texturas y colores de sus alas. Pero hay que ser conscientes que cuando la Golondrina inicia su vuelo es porque su mecanismo de defensa se ha activado, extiende sus “alas” para aparentar un tamaño mayor y así poder hacer pensar a sus depredadores que su tamaño es mayor, por lo que es importante respetar ese momento y no acosarlo para evitar que se estrese, simplemente esperar a que la curiosidad le haga acercarse y pasar por delante de tu objetivo para poder inmortalizar ese elegante vuelo.

Dactylopterus volitans con sus alas extendidas

Este espectacular animal es curioso, en cuanto te posicionas en el fondo de arena (siempre con la precaución de observar bien dónde te apoyas), tan sólo al iluminar la arena se suelen activar, y con un poco de paciencia y quietud empezarán a acostumbrarse a nuestras burbujas y luces, y es en ese momento cuando empezará el verdadero espectáculo.

Dactylopterus volitans pegado a mi cúpula

Es importante relajarse, ya que la mayoría de las veces y siempre atraido por nuestras luces, es muy posible que el Dactylopterus volitans navegue hacia nosotros e incluso llegue a tocar nuestra cúpula.

Pero me preocupa cada año el número de ejemplares disminuya, el motivo lo desconozco, y espero que al igual que hay otras especies que se han ido recuperando poco a poco y están repoblando ciertas zonas de las que habían desaparecido ocurra lo mismo con mi querida Chicharra.

Por favor, si coincides con el Dactylopterus volitans tan solo te pido #respect

 

by asenent

Deja un comentario